Por qué las letras corpóreas son una buena opción